arrow-right host location public time type

El 18 de octubre de 2019 y las complejidades de un hecho histórico

15 de Diciembre 2019 Columnas

Próximos a cumplirse dos meses de los hechos acontecidos El 18 de octubre de 2019, esta crisis puede resultar útil para entender las complejidades que hay tras un acontecimiento histórico.

En el caso chileno, desde la Independencia hasta el Golpe Militar de 1973, la historia, a veces con fines pedagógicos, otras con fines ideológicos, tiende a simplificar las causas y no considerar una serie de elementos que están en juego detrás de cada uno de estos hechos.

Si usamos como ejemplo el 18 de octubre, resulta necesario preguntarse cuándo y cómo comenzó a incubarse esta chispa que dio paso a esta crisis.

En el ámbito inmediato, podríamos identificar el alza de los treinta pesos, las desafortunadas declaraciones de los ministros y la evasión del metro como causas más próximas. Junto con estas, las autocomplacencia del presidente Sebastián Piñera, calificando a Chile como un oasis dentro de América Latina, una semana antes, agrega más piezas al puzzle. Distanciamos un poco, nos encontramos con la violencia desatada en el Instituto Nacional y la impunidad de los encapuchados que, hace bastante tiempo, terminaban siendo incontrolables al final de cada una de las marchas.

Un poco más allá, la Operación Antorcha, el asesinato de Catrillanca y el mal uso de reservados en Carabineros como parte de la pérdida de legitimidad de esta institución y un elemento clave en el agravamiento de la crisis. Dentro de esta misma línea de pérdida de legitimidad se insertan los casos de corrupción en las Fuerzas Armadas, el Poder Judicial, la Iglesia, los partidos políticos y el Congreso.

Desde el punto de vista económico, pese a que la pobreza se había reducido, existe una sensación de desconfianza en el modelo, una percepción permanente de que se cometían abusos y de impunidad de parte de las AFP, las autopistas concesionadas y las grandes empresas.

 Asimismo, hay que incluir la revalorización de las marchas como un medio válido para conseguir objetivos. Desde los el 2006, las movilizaciones de los estudiantes el 2011, la marchas NO + AFP, hasta la de los grupos feministas, fueron cultivando una forma de expresión que se fue masificando hasta llegar a la gran convocatoria del 12 de noviembre de este año.

A esto se suma, extendiendo en el marco temporal, la falta de control del Estado sobre poblaciones que han terminado siendo cooptadas por el narcotráfico. Ligadas a esto, aparecen las barras bravas que se han transformado en un cáncer respecto del cual, por distintas razones, no ha existido la voluntad política para detenerlas.

Sumemos la crisis de La Araucanía. Una zona que lleva un par de décadas descontrolada y cuyas “soluciones”, como el Comando Jungla, no hicieron más que agravar la violencia.

 Saltémonos unos diez años más y nos encontraremos con los errores del Transantiago, el cambio al voto voluntario, la inserción de Chile en la OCDE y la promesa del desarrollo.

Sumemos un par de décadas y damos con una educación pública deficiente, la puerta giratoria del Poder Judicial, la decadencia del sistema carcelario, las fallas del sistema de salud y el sobre endeudamiento.

Así hasta llegar a la Constitución de 1980, la privatización y la depredación de los recursos naturales, sin mayor control por parte del Estado. Agreguemos otros años y nos encontramos con 1973 como un factor clave para comprender el significado político que tenía sacar los militares a la calle.

Por otra parte, y no fuera suficiente, también debemos sumar los factores externos. Desde la supuesta presencia de infiltrados venezolanos o cubanos, la crisis política en Ecuador, las protestas en Hong Kong, la postulación de Chile como sede de la COP25, el activismo político de Piñera contra Maduro, el ejemplo de los chalecos amarillos franceses, hasta llegar a la Primavera Árabe.

Junto con esto, hay algunos elementos que fueron claves, pero de los que solo sabremos partes o versiones. Por ejemplo, la toma de decisiones en La Moneda.

En definitiva, usted puede sumar o restar más factores, pero lo que se esconde en el fondo del 18 de octubre son las dificultades que existen para abordar todas las variables que influyen en un acontecimiento histórico, independiente de para su enseñanza o divulgación, se reduzcan a tres o cuatro factores.

Publicada en El Mercurio de Valparaíso.

Contenido relacionado

Redes Sociales

Instagram