arrow-right host location public time type

Dylan historiador

1 de marzo 2018

En ese libro extraordinario que es “Chronicles: Volume One”, Bob Dylan narra de forma delicada y profunda los principios de su carrera, sus orígenes en el folk y su vuelco al rock and roll eléctrico que tantos enemigos le trajera. Nos cuenta sobre el alejamiento de su casa paterna, el arribo a Nueva York, sus primeras tocatas y los músicos que lo inspiraron (en especial Woody Guthrie).También relata un aspecto menos conocido pero igualmente relevante para comprender el sentido de sus canciones y que, creo, dice mucho del oficio del historiador.

Desde su juventud, Dylan tuvo un vínculo cercano con la historia. Sus composiciones hacen referencias a sucesos ocurridos en tiempos remotos, y sus menciones a Tucídides, Tácito y Suetonio, tres grandes historiadores de la antigüedad, son tanto o más importantes que sus alusiones a la Guerra de Secesión. A juzgar por sus memorias, durante sus primeros años en Nueva York, Dylan construyó una base intelectual anclada en la literatura y la novela, pero también y sobre todo en la historia.

No sólo eso. Entre 1960 y 1962 dedicó parte importante de su tiempo a estudiar el siglo XIX norteamericano, ya fuera a través de la tradición oral o de la investigación en los archivos. Algunos temas que le llamaban la atención eran la esclavitud, los movimientos reformistas y el trabajo infantil, todos los cuales se conectaban, en su pensar, con lo que luego se llamarían “derechos civiles”. Fue entonces que llegó a la conclusión de que los actores decimonónicos no representaban otro mundo, “sino el mismo, aunque con un espíritu más apremiante”.

El oficio de historiador de Dylan queda resumido en la siguiente frase: “No podía expresar exactamente con palabras lo que buscaba, pero inicié la búsqueda en la Biblioteca Pública de Nueva York, un edificio monumental, con suelos y paredes de mármol, y espaciosas cavernas desiertas bajo los techos abovedados. […] Empecé a leer en microfilm artículos de periódicos de entre 1855 y 1865 para ilustrarme sobre la vida cotidiana en aquella época. No me interesaban tanto los temas como el lenguaje y la retórica de los tiempos”.

Inspirado en las historias cotidianas de dichos periódicos, Dylan habló del odio, la incomprensión y la desigualdad. La canción “With God on our side” manifiesta su interés por los acontecimientos históricos. Allí dice: “La guerra contra España/Es cosa del pasado/También la Guerra Civil/Fue pronto arrumbada/Con los nombres de los héroes/Que debía memorizar/Pistolas en mano/y Dios de su lado”. Y continúa: “La Primera Guerra Mundial/Cumplió su destino/La razón de la lucha/Nunca la entendí bien/Pero aprendí a aceptarla/Con orgullo además/No se cuentan los muertos/Cuando está Dios de tu lado”.

Frases alegóricas para comprender a un Dylan historiador y doble merecedor del Nobel.

Publicado en La Segunda.

Contenido relacionado

Redes Sociales

Instagram