arrow-right host location public time type

Deus ex machina

22 de Marzo 2020 Columnas

Ese era el término con que los griegos y los romanos denominaban, en el teatro, cuando se introducía abruptamente a un personaje externo, que representaba a una divinidad, para resolver una trama que parecía no tener solución.

En el cine, es un recurso recurrente. En las películas de James Bond, por ejemplo, justo cuando el agente 007 está a punto de ser aniquilado por algún villano, algo ocurre que lo salva y le permite seguir con vida para la siguiente película.

¿Por qué hacer referencia a esto? Al inicio del mes, las cifras para el gobierno de Sebastián Piñera eran desastrosas y su presidencia parecía ser un carro sin frenos rumbo al precipicio. Según la encuesta Cadem, un 81% desaprobaba su gestión, aumentando en 5 puntos respecto a la anterior medición.

A partir de estas datos, sumado a declaraciones desafortunadas, el ala más radical persistía en la posibilidad de forzar la renuncia del presidente y, algunos, mezcla de torpeza e ingenuidad, buscaban, a través de una maniobra burda, anularlo declarándolo no apto para el cargo.

Bombardeado por todos lados, vapuleado en los estadios de fútbol, insultado en las redes sociales, menospreciado por algunos columnistas, el segundo aniversario de su mandato parecía ser el inicio del fin. Todavía restaban 730 días para ser torturado por la crítica entre dos grupos: quienes lo destruían por no hacer nada y quienes lo hacían por hacer demasiado, pero mal.

En este escenario apocalíptico para algunos, esperanzador para otros y cuando la mayoría ya daba por muerto a este gobierno, aparece el coronavirus para devolver la esperanza a Piñera.

Sin duda que para la mayoría este virus es una desgracia, ninguna de las generaciones ha vivido una epidemia similar, transformando radicalmente nuestro estilo de vida y transportándonos a un mundo que solo conocíamos a través de novelas y películas.

Para el presidente es distinto. Si su mandato fuese en realidad una película o una serie tipo House of Cards chilensis, habríamos encontrado que la aparición del coronavirus, mientras el gobierno iba rumbo a su fin, era un giro burdo en la trama, predecible, el Deus ex machina del que hablábamos al inicio.

Lo cierto es que, nos guste o no, el virus consiguió lo que ninguno de los llamados del Gobierno y estrategias de la Intendencia había podido hacer: sacar a los manifestantes de plaza Italia, cambiar la agenda y, más importante aún para la derecha, postergar un plebiscito en el que iba a ganar la redacción de una nueva constitución. ¿Quién habría imaginado, hace una semana, que la estatua de Manuel Baquedano iba a lucir, después de varios meses, digna?

Nicolás Maquiavelo, a quien, a juzgar por sus actos, nunca leyó Piñera, en su famosa obra El Príncipe, menciona la suerte como un factor a considerar dentro de la política. Según el florentino, por lo menos la mitad de las acciones dependen de la fortuna y el resto del libre albedrío. Por esta razón, había que estar preparado: “serán felices mientras vayan de acuerdo con la suerte e infelices cuando estén en desacuerdo con ella”.

Si hacemos memoria, el presidente ya tuvo un golpe de suerte con los 33 mineros y, siguiendo a Maquiavelo, supo aprovecharla. El hecho de que estuvieran con vida no dependió del Gobierno, sí todos los esfuerzos para conseguir su rescate.

Ahora, justo cuando Piñera pensaba que la fortuna se le había agotado, apareció este virus. Sin embargo, no está nada dicho, depende de él, cómo aprovecha esta “intervención divina” que, sin que nadie lo esperara, entró a escena.

Mención aparte para la derecha y aquellos que consideraban que no era necesario una nueva constitución para hacer cambios fundamentales, en favor, por ejemplo, de una mayor justicia social. En este tiempo extra, tienen la oportunidad, como lo ha hecho el ministro de Hacienda Ignacio Briones con la agenda anti abusos económicos, de demostrar que su propuesta de hacer cambios sin necesitar una nueva carta magna, va, de verdad, mucho más allá de palabras de buena crianza.

Publicada en El Mercurio de Valparaíso.

Contenido relacionado

Redes Sociales

Instagram