arrow-right host location public time type

«Curiosa inclusión»

14 de diciembre 2018 Columnas

Señor Director:

En su columna del jueves sugiere Hernán Corral que la Ley de Identidad de Género no favorecería la inclusión real de las personas trans, sino que se trataría de una forma más cruel de intolerancia hacia ellas (¿más cruel que la ausencia de la ley?). La razón es que no se les respetaría en su propia identidad, ya que, al obligárseles a acogerse a uno de los dos sexos biológicos, se les trataría como personas cisgénero y no como personas trans. Una solución más respetuosa sería anotar la identidad sexual junto al sexo biológico.

La asunción de Corral es que lo que las personas trans realmente son es una disyunción entre (i) un sexo biológico y (ii) la identidad sexual que corresponde naturalmente a ese sexo biológico, y esto -lo que realmente son- es lo que debiese quedar inscrito en el Registro Civil, para que se tratara de una inclusión respetuosa.

Ciertamente, esta disyunción se da en las personas trans. Pero esa disyunción no determina el modo como deben ser reconocidos. Suponer que el reconocimiento a las personas trans debe apuntar a la disyunción que sirve para identificarlas implica sostener que el sexo biológico es parte de su verdadera identidad, independientemente de que lo consideren así o no. Así, a «alguien biológicamente varón, pero que piensa que su identidad es femenina», y que quiere ser reconocida legalmente de acuerdo a su género, tendría que decirle Corral que no, porque su «identidad femenina» no da cuenta de lo que realmente es, esto es, un sexo biológico y una identidad sexual que no corresponde a aquel. Parafraseando el título de su propia columna, se trata de una «curiosa forma de inclusión» y de respeto.

A su argumento subyace la idea de que el reconocimiento debido a las personas no se puede desligar de sus características naturales dadas (el sexo biológico). Sobra decirlo: la clásica tesis conservadora -en su caso-, disfrazada con un poco de retórica progresista.

Publicada en El Mercurio.

Contenido relacionado

Redes Sociales

Instagram