arrow-right host location public time type

Creatividad computacional: ¿Están todos los trabajos en riesgo?

25 de Enero 2019 Columnas

Varias organizaciones anuncian una pérdida significativa de trabajos en el mediano plazo debido a la automatización. Se han elaborado listas de los trabajos más propensos a ser reemplazados por un robot y de aquellos otros en los que las habilidades humanas requeridas son muy difíciles de reemplazar. Entre estos últimos se destacan aquellas profesiones donde la creatividad es fundamental, porque la creatividad –junto con el sentido común– aún son muy difíciles de automatizar.

Sin embargo, que sea difícil no quiere decir que no se esté intentando hacer. Hace ya varios años que existe una disciplina llamada Creatividad Computacional, una rama de la Inteligencia Artificial aún desconocida para la mayoría de las personas. En junio de este año se realizará la décima versión de la Conferencia Internacional en Creatividad Computacional. Es decir, hace al menos una década que existe una comunidad activa tratando de reproducir la creatividad humana en computadores. Los avances más llamativos que se presentan en esta conferencia son artefactos digitales que se comportan creativamente, o al menos así lo parece si sólo se evalúa el resultado que producen y no cómo lo hacen. Programas que crean obras visuales, musicales y literarias, diseñan interiores y crean nuevas recetas. También robots que crean su propias coreografías según la música que “escuchan”.

Es verdad que, con excepción tal vez de algunas obras visuales, la complejidad de las creaciones computacionales aún no alcanza el nivel que logran los humanos. Sin embargo, en la medida que la disciplina vaya atrayendo más seguidores, más rápidos serán los avances. De momento, algunas pocas universidades del mundo –como Georgia Tech en EE.UU., la Universidad de Helsinki en Dinamarca y la Universidad de Kent en Inglaterra– ya dictan cursos de pregrado en Creatividad Computacional y hay otras varias ofreciendo programas de investigación más avanzados.  Todo indica que los trabajos creativos también serán automatizados.  Seguramente no ocurrirá en el corto ni mediano plazo, pero es una realidad con la que la humanidad va a convivir.

¿Cómo pueden enfrentar las nuevas generaciones este cambio de escenario? Siendo competentes tanto en computación como en la línea en la que decidan desarrollar su genio creativo. Los científicos de distintas disciplinas ya lo han empezado a hacer y en los países en los que la creatividad computacional se ha establecido, también ya han empezado a seguir este camino músicos, actores y literatos. Lamentablemente, en Chile la computación aún está muy separada de las otras disciplinas. Es hora de que empiecen a converger.

 

Columna publicada en Qué Pasa.

Redes Sociales

Instagram