arrow-right host location public time type

“Antígona”

21 de Noviembre 2019 Columnas

Señor Director:

Hemos vivido semanas de altísima intensidad política. Y seguiremos viviéndolas durante los próximos meses. En este contexto, recomiendo fuertemente que todos los ciudadanos leamos o volvamos a leer “Antígona”. Sumerjámonos en las páginas de esa obra fundamental del pensamiento griego, discutámosla con nuestros vecinos y nuestros amigos, extraigamos de sus personajes y sus conflictos las luces que Sófocles —el gran dramaturgo, el gran político— quiso arrojar sobre la admirable Atenas del siglo V a.C., cuna de los valores fundamentales de la democracia.

En esta obra se enfrentan dos poderosas fuerzas, cada una con legitimidad ética. Antígona defiende una elevada causa, inspirada en motivos que considera irrenunciables, y está dispuesta a desafiar la ley imperante, incluso a costa de su vida. Creonte, el rey, no está dispuesto a aceptar semejante conducta. Se enfrentará a Antígona con el objeto de mantener el statu quo y cumplir la misión que le impone su investidura: asegurar la estabilidad de la polis y proteger a los ciudadanos del caos.

Las causas que ambos personajes defienden se apoyan en argumentos de una fuerza irresistible, embriagadora (la política puede colindar con el éxtasis, en el mejor y en el peor de los sentidos). En este punto de incandescencia política, Sófocles nos muestra los errores que conducen a la catástrofe: obstinación, soberbia, desmesura… La espiral de rencores que va encadenando a Creonte y a Antígona podría, sin embargo, detenerse. La sabiduría necesaria está en el coro, en el sabio Tiresias y por cierto en el joven Hemón, hijo del rey y novio de Antígona (¡cuán unidos están los antagonistas de esta obra!): todos ellos de una u otra manera hacen un llamado a la flexibilidad de las partes, a la voluntad de diálogo, a la revisión crítica de las propias ideas y juicios.

La obra nos ofrece una verdadera clase de educación cívica. Volvamos a los clásicos. Tenemos mucho que aprender de ellos.

Publicada en El Mercurio.

Contenido relacionado

Redes Sociales

Instagram