arrow-right host location public time type

Chile: ¿Nos acostumbramos a la incertidumbre?

23 de Septiembre 2020 Noticias

La incertidumbre se entiende como la falta de certeza sobre algo, y en Chile, durante el último tiempo ha sido protagonista. Desde el estallido social en octubre y la magnitud que alcanzó la pandemia del covid-19, los chilenos y chilenas han vivido cerca de un año sin certezas. En este escenario ¿las personas se acostumbran a vivir en la incertidumbre?

El académico de la Escuela de Psicología, Cristóbal Hernández, indica que el proceso actual de transición implica aún mayores incertezas, ya que se tendrá que decidir si salir o no, con quién interactuar y con quién no, por cuánto y cuándo se volverá a establecer contacto, esta carga decisional va a generar harto estrés en las personas. Sin embargo, también sabemos que en períodos de crisis la mayoría de las personas tiende a adaptarse, que es lo que llamamos resiliencia”, acota el académico, y esto se puede ver en que las personas empezamos a acostumbrarnos a vivir sin saber qué es lo que va a pasar.

Ahora ¿se puede incorporar la incertidumbre a tal nivel que ya es parte de la vida? Y es que estábamos habituados a tener un alto grado de predictibilidad, ya que el mundo estaba siendo relativamente estable. Sin embargo, la incertidumbre ha estado presente siempre, “lo que pasa es que creo que ahora se ve con más fuerza que no tenemos total control sobre el futuro, es por lo mismo que es importante considerarla ahora -y en el futuro- como un factor para toma decisiones, pero tampoco asumiendo que todo es incierto”, indica Cristóbal.

¿Sabemos cuándo volveremos a la normalidad? No es una información que podamos estimar a ciencia cierta, y por lo mismo es una incógnita conocida. Sin embargo, sabemos que volveremos a la normalidad eventualmente. Para esa vuelta a la normalidad ¿en qué posición quisiera estar? ¿Tengo medios para hacerlo de forma realista ante un escenario incierto? son preguntas que el académico invita a realizar para ganar un poco más de predictibilidad.

¿Cómo nos afecta y qué podemos hacer para aceptarlo?

Cristóbal explica que la falta de certezas afecta porque naturalmente buscamos formar hábitos y hacer del mundo algo predecible, y la falta de ello hace más difícil la coordinación y genera estrés y ansiedad, pues antes hacíamos cosas por defecto, ahora requiere más trabajo tomar decisiones.

Una forma para hacer frente a la incertidumbre es “reflexionar y aceptar que es parte de la vida, ahora y antes, y apoyarnos mutuamente”, señala Cristóbal, pues las tareas e improvisación se hacen más llevaderas cuando se comparten. Otra herramienta de ayuda en relación a la planificación, es aprender a no hacer planes rígidos y asumir que las cosas pueden salir mal desde antes, “esto permite también dejarnos margen para errar, porque muchas veces las personas nos aferramos a planes y proyectos que seguimos sin preguntarnos su adecuación a los tiempos, creo que es tiempo de parar, reflexionar y reorientarnos”, indica.

El mensaje es observar este período para darle espacio a las emociones y preguntarnos qué nos dicen. “Curiosamente, para preguntarnos qué nos dicen las emociones no tenemos que mirar “hacia adentro” sino hacia el mundo: ¿ante qué me estoy afectando? ya que las emociones siempre son en referencia a “algo”, y siempre son circunstanciales, tienen que ver con nuestra relación con el mundo y, mirándolo, quizás encontremos nuevas soluciones que nos hagan sentir bien”, finaliza.

Noticias más leídas

Redes Sociales

Instagram