arrow-right host location public time type

CEFIS y AEF lideraron conversatorio acerca de los desafíos de la filantropía familiar

1 de Septiembre 2020 Noticias

Como parte del ciclo de charlas “De la incertidumbre a la acción”, la mañana del jueves 20 de agosto se llevó a cabo el conversatorio “Los desafíos de la Filantropía Familiar” organizado por el Centro de Filantropía e Inversiones Sociales de la UAI y la Asociación de Empresas Familiares (AEF), en el que participaron Patricia Matte, Esperanza Cueto y Paola Luksic, con la moderación de Magdalena Aninat, directora del CEFIS. Cueto es desde 2012 presidenta de Fundación Colunga, entidad que contribuye a la superación de la pobreza en niños, niñas y adolescentes, mientras Luksic preside desde 2005 la fundación que actúa como vehículo filantrópico de su familia que se centra en las áreas de educación, emprendimiento y gestión social, y Matte es fundadora y presidenta de Fundación Olivo, una organización de segundo piso creada en septiembre de 2019 que influye en educación, cultura, salud y espacios públicos.

Al iniciar el encuentro, Aninat destacó el rol de las familias empresarias en la actual crisis y reflexionó respecto a la gravedad del escenario actual y las consecuencias a mediano y largo plazo que tendrá la emergencia sanitaria, la que, de acuerdo a cifras entregada por el PNUD, provocará un retroceso de 13 años en superación de la pobreza, además de otras consecuencias como retraso escolar y disminución en la capacidad de participación de los adultos mayores. “Esta es una crisis multidimensional. Si bien los indicadores se vieron remecidos con el estallido social, ahora se vieron dados vuelta, dificultando la planificación de los aportes de cara al 2021”, sentenció.

Respecto a la respuesta de las organizaciones de cara a la pandemia, Paola Luksic comentó que si bien el foco de la fundación nunca fue el área de la salud, actuaron de cara a la emergencia y realizaron una importación de insumos sanitarios, los que distribuyeron a lo largo de Chile con la ayuda del Colegio Médico y de Red de Alimentos. Asimismo, contó que han colaborado con el Servicio Jesuita al Migrante (SJM) en su plan de apoyo territorial para familias migrantes, Movidos por Chile y con la Sociedad Chilena de Cirugía Plástica. En la misma línea, Esperanza Cueto detalló que frente a la brutalidad y dimensión de la crisis, al ser Colunga una fundación de segundo piso, diseñaron proyectos colaborativos y un fondo concursable a lo largo del país para financiar a organizaciones que ejecuten proyectos colaborativos, destacando que el foco serán las fundaciones intermedias que trabajan en los territorios como Techo, la Comunidad de Organizaciones Solidarias y el SJM. Patricia Matte, por otro lado, destacó el rol de las fundaciones y la importancia de actuar en pro de la sociedad civil, intentando reconstruir los vínculos y la confianza entre los ciudadanos de Chile, destacando que “el desafío de las fundaciones también es la transparencia total de por qué hacemos lo que hacemos y qué monto ponemos en cada proyecto en que estamos involucrados”.

Respecto a cómo las líneas definidas por cada fundación calzan con el nuevo panorama, las panelistas destacaron la necesidad de flexibilizar el trabajo y el trabajo en alianza con otras organizaciones de la sociedad civil como la clave para ampliar su alcance y efectividad. Luksic por ejemplo, contó que desde su fundación lanzarán “Impulso Chileno”, un concurso para postular a fondos de emprendimiento que dará financiamiento y apoyo académico, destacando la importancia de que las organizaciones se profesionalicen y trabajen de forma eficiente, como una empresa. Cueto, por otro lado, resaltó el rol de las iniciativas que han surgido a raíz de la crisis tanto del mundo público como del ámbito privado y se refirió a la oportunidad actual para reconstruir una sociedad dividida y fragmentada y generar capital social: “sabemos que las personas tienen capacidades y talentos y en esta coyuntura vemos que hay movimientos que antes no estábamos viendo en Chile y que son necesarios para la convivencia y la democracia”. Finalmente, Matte comentó que si bien comenzar una fundación en medio del estallido social y ad-portas de una pandemia implicó un enorme desafío, destacando que “cualquier cosa que uno haga, para que sea un éxito, tiene que ser replicable en otros lugares del país o en otros ambientes”, recalcando además la importancia de la colaboración e interacción entre los distintos actores de la sociedad: “hay que potenciar el fortalecimiento de las organizaciones de la sociedad civil, trabajando en conjunto con el Estado, porque eso necesariamente deriva en mejores políticas públicas y en más capital de confianza”.

Noticias más leídas

Redes Sociales

Instagram