Carlos Arroyo: “Si pudiera definir el MMBA de alguna manera, sería transformacional”

19 de Mayo 2017 Noticias

Tiene 37 mil personas a su cargo, experiencias exitosas en todas las empresas en que ha trabajado, y un futuro brillante en los negocios con apenas 43 años, pero el mexicano Carlos Arroyo, director general de Walmart Centroamérica, sentía que algo le faltaba en su vida profesional: “Toda mi vida cruzó mi mente hacer un postgrado, un MBA, pero a medida que iba creciendo profesionalmente y adquiría mayores responsabilidades lo fui postergando,” cuenta hoy, ya finalizada su experiencia en el Multinational MBA que imparten en conjunto Universidad Adolfo Ibáñez School of Management y ESADE Business School. ¿Cómo fue entonces que Carlos se llegó a matricular en este programa, orientado a altos ejecutivos de Iberoamérica?

La decisión

Enrique Ostalé, ex decano de la Escuela de Negocios de la Universidad Adolfo Ibáñez, fue jefe directo de Carlos por más de un año. “Él me habló del programa, pero sobre todo de sus virtudes. Es decir, cómo una persona como yo, que honestamente daba por desestimada la idea de poder cursar un MBA por lo ocupado que estoy, por la agenda que tengo y mis responsabilidades, podía beneficiarse de la flexibilidad del programa, que es única.” (Full time por una semana, pero una vez cada dos meses). La posibilidad de visitar distintos países con diferentes profesores alrededor del mundo, con la calidad que ofrecía el MBA, lo entusiasmó. “Después de 19 años de haber salido de la escuela, de pensar que era un imposible, al conocer las virtudes, la flexibilidad y el reconocimiento del programa, junto con el apoyo que me dio mi empresa, me decidí.”

Multinational MBA

“Si lo pudiera definir de alguna manera, sería transformacional. Creo que me abrió mucho los ojos para hacer a un lado esa vieja práctica que tenemos como gente de empresas de ver las cosas de una manera muy incrementalista, de poner objetivos de incrementalismo versus el año anterior que se convierte en algo aburrido y poco retador del status quo de cualquier organización.” Carlos dice que este MBA le permitió aprender a retar más lo preestablecido en todas las dimensiones del negocio. Asegura que tenía muy claras sus ambiciones comerciales, pero se dio cuenta que era importante encontrar un propósito más retador, que lograra unir a toda su compañía en un objetivo más aspiracional y lograr un compromiso de raíz con la gente. “Cambié de tener un objetivo comercial a tener un propósito con la gente. Hoy lo que me hace levantarme todas las mañanas para venir a trabajar con todo el ánimo y motivación es saber que soy responsable de 37 mil familias de Centroamérica que viven, comen, se divierten, se educan gracias al trabajo que tienen en la empresa la cual yo lidero, y ese cambio se lo debo sin duda a las vivencias del MBA,” cuenta, señalando además que los puentes de comunicación comerciales, de crecimiento, de ventas de utilidades, son muy buenos para llegar a la gente, pero que “nunca me imaginé que tener un propósito por mucho superior al éxito financiero, pudiera crear puentes de comunicación tan increíbles como los que he logrado desarrollar.”

El desafío de volver a estudiar

Arroyo cuenta que -en un comienzo- no fue fácil  volver a estudiar, sobre todo al partir el primer módulo. “Es un poco desconcertante, porque es salir de tu burbuja del día a día, de lo que tú dominas, del ámbito donde tú tomas las decisiones y de pronto te encuentras con 30 personas con experiencias y conocimientos distintos.” Dice que muy pronto entendió que con ojos, oídos y corazón abierto esas experiencias suman mucho a los conocimientos que uno ya tiene adquiridos. “No es sólo aprender de un maestro en el aula de clases, es aprender también de tus compañeros, de gente mucho más joven que tú, que ven el mundo de una manera muy distinta, que identifican sus retos de manera distinta. Aprender de ellos en la informalidad de una cena o de un viaje se vuelve brutalmente enriquecedor y conocí gente que hoy considero como parte de mi familia.”

Cambios en los negocios

Carlos es muy consciente de que -sobre todo en los últimos años- la manera de hacer negocios está sufriendo cambios constantes. “Pero un programa como el Multinational MBA siempre se mantendrá vigente porque está muy al tanto de ello, de que la literatura cambia, que el conocimiento o la manera como se puede aplicar cambia. El MBA está impregnado de mucho de eso. Estudiando me pude dar cuenta de las grandes revoluciones que se están generando en distintas partes del mundo, un mundo cambiante y con dinámicas distintas. El programa en un corto plazo te reta a ver los desafíos de forma diferente,” explica Carlos Arroyo.

La estructura del Multinational MBA está diseñada para que los alumnos se reúnan por una semana cada dos meses en distintos lugares del mundo: Silicon Valley, Madrid, Barcelona, Santiago, Shanghái, Beijing y Santiago. “Por mi trabajo tengo que viajar mucho, particularmente a los países que visité durante el MBA, pero los lentes que te pone el programa te permiten ver las cosas muy distintas. La reflexión que te creas sobre América Latina,  por ejemplo, es diferente a la percepción que yo tengo día a día desde mi trabajo en Centroamérica.”

Calidad del Multinational MBA

“Me quiero quedar con una anécdota que en lo personal y profesional me parece fantástica. Durante un módulo en Madrid, me di cuenta que estaba tomando desayuno sólo a unas cuantas mesas de Javier Solana, ex Secretario General de la OTAN. Como mexicano, me tocó ver a Solana en televisión en innumerables ocasiones, donde se mencionaba cómo había logrado incluir países del ex bloque soviético a la OTAN con la autorización de Rusia. Recuerdo cómo a partir de ahí la gente mencionaba que era el fin de la guerra fría. Javier Solana estaba sólo a unas cuantas mesas de mí, parte viva de la historia, un ejemplo para cualquiera. Cuál fue mi sorpresa, cuando a mediodía, estando en la sala de clases, nuestros maestros anuncian que tienen un invitado muy especial para hablar con nosotros acerca de sus vivencias y experiencias… ¡el maestro Javier Solana! Ahí te das cuenta que estamos en un mundo cada vez más abierto, y que uno también puede llegar a ser actor de cambios profundos e idealistas como el entrañable profesor que de pronto aparece en tu aula de clases.”

¿Quieres conocer más sobre el Multinational MBA? AQUÍ.

Redes Sociales

Instagram