arrow-right host location public time type

Buenas prácticas para el teletrabajo en pandemia

23 de Abril 2021 Noticias

Hace más de un año que muchas organizaciones implementaron el trabajo remoto para continuar funcionando. Ha sido un año de cambios y muchas dificultades, la pandemia no sólo trae incertidumbre sino también temores, y el trabajo en casa ha significado para muchas personas un desafío. Lorna Cortés, Directora del Magíster en Psicología de las Organizaciones de la Escuela de Psicología, agrega que “sin dudas, hemos experimentado una sobredemanda emocional y laboral, ya que se han realizado grandes esfuerzos por mantener los estándares en el trabajo previos a la pandemia, sin necesariamente flexibilizarlos, según los desafíos del nuevo contexto”.

En este sentido, explica, ha habido una adaptación muy rápida al teletrabajo, donde la necesidad ha hecho que se hagan esfuerzos muy relevantes para seguir rindiendo, “muchas veces, a costa del tiempo de descanso o desconexión necesarios para mantener la salud física y emocional”, indica. Y es que a pesar de que hoy, el teletrabajo es parte del día a día, ¿qué podemos hacer para evitar la sobrecarga?

Lorna entrega de manera concreta, buenas prácticas para que el trabajo en casa sea menos agobiante, enfatizando que es una responsabilidad compartida entre las jefaturas y los colaboradores.

  • Definir y respetar los tiempos de trabajo y descanso.

Establecer rutinas que nos permitan a media mañana y a media tarde parar algunos minutos saliendo de la pantalla del computador y activar nuestro cuerpo. Lo mismo con el horario de almuerzo, de modo que podamos hacer un break y repongamos energía para el resto del día.  Finalmente es recomendable establecer hora de término del día laboral.

  • Planificar el trabajo

Destinar tiempos en la agenda diaria para realizar trabajo personal, es decir, tiempo para preparar entregas o reuniones posteriores. De esta manera, podremos evitar que el trabajo personal quede relegado a tiempos que debiésemos destinar al descanso.

  • Agendar reuniones con tiempos de descanso entre ellas.

Evitar que terminando una reunión, se entre inmediatamente en la siguiente. Es importante tener tiempos entre reuniones y hacer el esfuerzo consiente de movernos y activar el cuerpo.

  • Acordar con los equipos de trabajo tiempos de no conexión

Es clave definir momentos en el día o la semana en los cuales no se agendarán reuniones ni actividades grupales. El bloqueo de estos tiempos permite facilitar la coordinación de otras actividades de las cuales somos responsables en el hogar.

  • Preparar reuniones con una agenda clara y tiempos limitados

De esta manera se utiliza el tiempo eficientemente. Iniciar reuniones con algunos minutos para conectarnos de manera más personal con los otros, por ejemplo, preguntando cómo llegan, y luego, enfocarse en la tarea.

  • Evitar el envío de emails fuera del horario laboral.

Esto se vuelve particularmente relevante en los tiempos actuales donde todos tenemos acceso al correo en nuestros celulares. Implementar esta práctica ayuda a todos los integrantes de la organización a desconectarse de tareas relacionadas con el trabajo. Si necesitas dejar enviado un correo en horario no laboral para sacarlo de tus pendientes, puedes dejar programado el envío del mismo a una hora determinada, así no interrumpes a otro en su tiempo de descanso.

  • Ser conscientes que no estamos en condiciones habituales

Todos estamos experimentando situaciones estresante, por lo cual requerimos flexibilizar las exigencia hacia otros, pero también hacia nosotros mismos. En este sentido, practicar la empatía y la autocompasión, son herramientas que nos permiten tener espacios relacionales más amorosos y contenedores.

Noticias más leídas

Redes Sociales

Instagram