arrow-right host location public time type

Autocompasión: Habilidad para ser más amable con uno mismo

18 de Octubre 2017 Noticias

Se acerca el fin de año y el estrés comienza a ser protagonista. Claudio Araya, psicólogo e investigador UAI plantea la Autocompasión como una alternativa al juicio y la autocrítica, señalando que “el hecho de relacionarme más amable conmigo mismo contribuye en un mejor bienestar, en todos los aspectos de la vida, profesional, personal, relacional, etcétera”.

¿Cómo desarrollar la autocompasión?

Las herramientas para ser más autocompasivo tienen que ver con Mindfulness, pero también las personas pueden practicarlo de manera autónoma, por ejemplo reconocer cuales son los discursos o lo que uno se dice a sí mismo, buscar modos autocompasivos, escribirse una carta a uno mismo o desarrollar meditaciones de autocompasión.

Actualmente es bien visto y valorado ser autoexigente, sin embargo hay investigaciones que muestran que a las personas más autocompasivas les va mejor que las autoexigentes, contra intuitivamente. Ante este escenario, Claudio Araya comparte claves para desarrollar la Autocompasión y hacerla parte de los ejercicios diarios.

Prácticas concretas para realizar:

  • Hacer una breve pausa en la vida cotidiana

Darnos unos minutos para detenernos en lo que estemos realizando y podamos volver a nuestra respiración y a las sensaciones de nuestro cuerpo.

  • Realizar un gesto físico de autocuidado o auto-compasión

Por algunos segundos podemos llevar las palmas de nuestras manos a la zona del corazón y respirar tranquilamente, o también podemos llevar nuestras manos a la zona del estómago, o tocar suavemente nuestro rostro. Realizar un gesto de autocuidado especialmente en momentos de dificultad puede ser una práctica muy provechosa.

  • Ser consciente del lenguaje que utilizamos con nosotros mismos

Cultivar un modo amable de tratarnos, no caer en el piloto automático de insultarnos o tratarnos duramente. Podemos observar cuando sintamos el impulso a hacerlo y detenernos y observar qué nos está ocurriendo, podemos al mismo tiempo cultivar un modo más gentil de tratarnos, buscando tratarnos como trataríamos a un buen amigo.

  • Darnos el descanso físico que necesitamos

En la medida de nuestras posibilidades, permitir que nuestro cuerpo repose, durmiendo lo suficiente o buscando una posición cómoda en la cual nuestro cuerpo pueda sentirse sostenido.

Noticias más leídas

Redes Sociales

Instagram