arrow-right host location public time type

Admisión 2021: Yo elegí la UAI

12 de Marzo 2021 Estudiantes Noticias

Este año, más de 2.000 estudiantes comenzarán sus estudios de educación superior en los dos campus de la Universidad Adolfo Ibáñez: Peñalolén y Viña del Mar.

Sobre los desafíos que enfrenta la educación en un mundo cambiante y la formación de las nuevas generaciones pensando en el futuro, el rector Harald Beyer afirma que “el pensamiento crítico, la resolución de problemas complejos, la capacidad de trabajo en equipo, el rigor analítico y la aplicación de conocimiento en el mundo real y las destrezas comunicacionales y de persuasión, entre otras habilidades muy indispensables para el momento presente y el futuro, requieren de una experiencia formativa más equilibrada y menos profesionalizante que la que se observa en nuestro país. Así, ese escrutinio será mejor resistido por las instituciones que han optado u opten por un balance en el pregrado que permita a los jóvenes desarrollar de mejor manera las habilidades señaladas, de modo de agregarle mayor valor a su experiencia formativa”.

¿Por qué elegir la UAI?

Te invitamos a conocer las razones de por qué eligieron la UAI en primera preferencia algunos de los mejores puntajes por carrera y campus.

Antonia Burgos, Ingeniería Comercial (Viña del Mar) | Liceo Municipal Óscar Castro Zúñiga, 750,3 puntos. 

“Elegí la UAI porque lo que más me llamó la atención fue la cantidad impresionante de proyectos que los alumnos pueden optar a realizar junto con los profesores, ver a lo que yo podía optar como alumna fue decisivo, también lo completo que es el proceso académico, ya que no se queda con temas únicamente relacionados a la carrera, por lo que vuelve muy íntegro al alumnado en general. Y, para terminar, la maravillosa infraestructura de la sede de Viña del Mar fue lo que culminó por convencerme para tomar esta decisión de formar parte de esta comunidad y decidir postular como primera opción”.

 Tomás Plaza, Ingeniería Comercial (Peñalolén) | Colegio Inglés Saint John, 778 puntos.

“Luego de asistir a varias charlas virtuales, hablar con exalumnos y visitar la UAI, me di cuenta de que era lo que estaba buscando y que en la carrera de Ingeniería Comercial era de las mejores. Sentí que había algo en esta Universidad que la diferenciaba del resto y que la hacía única, que no va enfocado a ser unas máquinas que sólo hacen cálculos y que son habilidosos en un área, sino que, al formar personas tanto con habilidades duras como blandas, eso era lo que buscaba, y ahora que voy a entrar, estoy seguro de que es la decisión correcta”.

Daniela Battaglia, Ingeniería Comercial (Viña del Mar) | Colegio Británico St. Margaret’s, 758,5 puntos. 

“Elegí la Universidad Adolfo Ibáñez por su moderna forma de enseñar que va más allá de lo teórico, incluyendo varias prácticas desde el primer año. También, por su excelente ranking comparado a otras universidades nacionales y teniendo buen reconocimiento internacional, permitiendo realizar muchos intercambios”.

Eduardo Behm, Ingeniería Civil (Viña del Mar) | Colegio Rubén Castro-Diurno, 789,5 puntos. 

«Al enterarme del plan de estudios de Ingeniería Civil en la UAI, me pareció interesante el modelo de Artes Liberales, que, a diferencia de las otras universidades, permite una mejor integración de las humanidades con las ciencias y la formación de profesionales capaces e íntegros. Por otro lado, me interesó la modalidad Plan Común, dado que aún no tengo claro qué especialidad quiero estudiar; siento que esta universidad me va a permitir conocerme de mejor manera para tomar la decisión correcta. La articulación con pasantías internacionales y la gran cantidad de convenios que tiene la UAI con otras universidades del mundo me motivó a proyectarme a un futuro no muy lejano en el que podría viajar a estudiar al extranjero para especializarme como profesional.

De igual manera, me pareció importante la posibilidad de poder tener clases semipresenciales de manera segura en 2021, algo que es posible en la UAI gracias a la implementación de salas híbridas, aspecto que también refleja la capacidad de esta Universidad a adaptarse a los nuevos tiempos».

Daniel Riveros, Ingeniería Civil (Peñalolén) | Colegio Trewhela’s English School, 774,8 puntos. 

“Escogí estudiar Ingeniería Civil en la UAI debido a su gran prestigio y su buena acreditación, junto con su atractivo programa educativo. Algo que me llamó mucho la atención es la importancia que le dan a las actividades deportivas, para así lograr complementar y despejarse un poco respecto de los estudios. Además, la variedad de becas que tienen para ayudar el financiamiento de los estudios es muy amplia. Finalmente, el campus de la Universidad, ubicado en Peñalolén, tiene una gran infraestructura, donde hay un grato ambiente, por lo que es muy agradable estudiar en un lugar así”.

Ignacio Cabrera, Ingeniería Civil (Viña del Mar) | Junior College, 757,9 puntos. 

“La decisión de postular a la Universidad Adolfo Ibáñez es, en primer lugar, por la calidad docente que tiene y el prestigio como institución, que la sitúan dentro de las mejores universidades del país. Por otro lado, valoro mucho que desde el primer momento en que consulté por la carrera de Ingeniería Civil me dieron una pronta y clara respuesta, sumado a la constante preocupación en todo este proceso. ¡Se agradece la confianza que te entregan! Estoy muy contento y motivado de entrar a Ingeniería Civil en la UAI”.

Javiera Marín, Ingeniería Civil (Peñalolén) | Colegio Almondale Lomas, 790,6 puntos.

“Escogí estudiar Ingeniería Civil en la UAI principalmente por las oportunidades que ofrece, como por ejemplo que se pueda optar a una doble titulación. También me gustó que tuviera diversos mecanismos para titularse, destacando el hecho de que uno de estos sea mediante la realización de un magíster y que exista la posibilidad de estudiarlo en prestigiosas universidades extranjeras; es algo que actualmente tiene un peso significativo en la vida laboral.

Otro factor que afectó en mi decisión es que, a pesar de que la carrera que escogí esté principalmente ligada a las Ciencias de la Ingeniería, también tiene una parte muy importante ligada a el ámbito económico, administrativo y de emprendimiento, algo que la Universidad potencia mucho. Además, destaca a nivel nacional, por lo que la UAI me pareció la mejor opción para tener una enseñanza, herramientas y desarrollo sobresaliente en lo que quiero para mi futuro. Por último, me gustaría destacar los muchos deportes y actividades extracurriculares que ofrece y el programa CORE, lo cual, en mi opinión, ayuda a la formación integral del profesional. Estoy muy feliz y agradecida de poder ser estudiante de la institución y lo mejor de todo es que siento (y me quedo tranquila) que tomé una muy buena decisión al escogerla”.

Jorge Petit-Laurent, Ingeniería Civil (Viña del Mar) | Colegio San Mateo, 771,7 puntos.

“En internet, encontré algo que me llamó la atención, un “innovador invento chileno que hacía a las bicicletas a prueba de robos”; enseguida quedé maravillado. Desde ese momento, me di cuenta que cada titular que empezaba con “innovador invento chileno” estaba relacionado de alguna manera con la UAI, y con cada uno de estos me maravillaba más que con el anterior. Esto me hizo darme cuenta de algo: lo que más amaba de resolver problemas era que estos ayudaran a la gente. Ya no quería pasar mi vida detrás de un escritorio en abstracciones, quería estar ligado de alguna manera con ese “innovador invento chileno” que volviera al planeta más verde, más inteligente, o simplemente más humano. Creo que la UAI es la Universidad que me va a ayudar a lograrlo”.

Martín Aroca, Ingeniería Civil (Viña del Mar) | Colegio Capellán Pascal, 757,7 puntos. 

“Una de las primeras razones para elegir la Universidad es el modelo educativo que imparte, el cual además de ser único y excepcional en comparación al de otras universidades, se preocupa no solo de formar un ingeniero, sino que también una persona íntegra y capaz de desarrollarse en diversas áreas, lo que resulta fundamental para en un futuro poder resolver problemáticas de nuestro mundo. Lo anterior da cuenta de una institución de prestigio y amplio reconocimiento, que destaca a nivel país.

Por otra parte, una de las razones para elegir la UAI fue su infraestructura de primer nivel que, además de tener varios espacios de estudio, incluye diversos sitios en donde hacer deporte y junto con esto también una amplia variedad de actividades deportivas que se pueden realizar. A esto se suman los espacios exteriores con áreas verdes, los que permiten distraerse y generar un ambiente más ameno. Por último, un factor que fue relevante fue poder ver a lo largo del año 2020 cómo la Universidad se adaptó de muy buena manera al contexto de pandemia que estamos viviendo, permitiendo a sus alumnos tener la opción de asistir de forma presencial a clases con todos los implementos necesarios y también dándoles diversas facilidades. Esto me brindó seguridad y tranquilidad para finalmente poder elegir la UAI”.

Felipe Olivares, Ingeniería Civil Industrial (Viña del Mar) | Colegio Alemán de Valparaíso, 784,4 puntos. 

“Elegí la UAI porque he recibido muy buenas referencias de familiares y amigos que están estudiando y que egresaron de esta Universidad. La UAI es capaz de prepararme de excelente manera para la vida laboral con una visión moderna que fomenta la innovación y el liderazgo. La malla me gustó, creo que es acertada para preparar de la mejor manera la carrera. Destaco la formación en Artes Liberales que tiene la Universidad, que fomenta el pensamiento crítico y reflexivo, sin duda es un plus para nuestra formación profesional”.

Mateo Taito, Ingeniería Civil Industrial (Viña del Mar) | Colegio Altazor, 748,9 puntos. 

“Me decidí por la Adolfo Ibañez por tres razones: la primera es lo bien que la universidad se logra adaptar ante diversas circunstancias; como por ejemplo se vio este año con el COVID, lo que refleja lo realmente avanzado y tecnológico que es el método educativo en comparación con otras universidades. Otro punto importante que me llevó a estudiar aquí fue la opción de doble titulación, permitiendo sacar Ingeniería Civil Industrial, que es una sólida base, y a la vez especializarse en otra Ingeniería Civil. Tengo la esperanza de que ésta sea en Energía. El último impulso para entrar fue descubrir que con mi puntaje recibía una beca muy buena que me permitía estudiar pagando acorde a mis capacidades, y así dejarle las becas estatales a gente que lo necesite más que yo”.

Laura Acuña, Ingeniería Civil Industrial (Viña del Mar) | Colegio Británico St. Margaret’s, 732,9 puntos. 

“Lo que más me llamó la atención de la UAI es su modelo educativo basado en la innovación, emprendimiento y trabajo colaborativo, ya que en sus charlas siempre nos hablaban sobre cómo formaban alumnos capaces de desenvolverse en un mundo cambiante. Otro factor que aumentó mi inclinación hacia la UAI fue su capacidad para adecuarse a la contingencia del año 2020, demostrando que es una Universidad moderna y apta para solucionar cualquier desafío”.

Valentina Sepúlveda, Periodismo (Peñalolén) | Colegio Leonardo Da Vinci, 726 puntos.

“Puse a la UAI como mi primera opción porque cumple con mis expectativas. Desde el primer contacto me vi en un ambiente acogedor y con todo lo necesario para comenzar la vida universitaria, con toda la información al alcance de mi mano para saber todo acerca de lo que se venía, lo que para estudiantes recién egresados del colegio es muy importante. Me sentí muy acompañada en todo el proceso de postulación y posterior admisión.

Elegí la universidad porque reconocieron mi esfuerzo y trabajo de años, dispuestos a entregarme más herramientas para destacarme como profesional en el futuro. Además, el enfoque con el que abordan la carrera de Periodismo es muy atractivo y único, dirigido a las comunicaciones del mañana junto a docentes e infraestructura de excelencia. La Adolfo no sólo forma profesionales, sino también personas integrales con voz y voto en todos los ámbitos esenciales del desarrollo humano, lo que considero de vital importancia para relacionarnos en esta nueva sociedad.

Por otra parte, es indiscutible el prestigio por el sello que imprime en cada uno de sus estudiantes, junto con todos los rankings y estudios que la respaldan, posicionan a la Universidad como la mejor opción a tomar. Me voy del desierto a la cordillera, llena de ilusiones y orgullosa de formar parte de la comunidad del “pensar con libertad”, no veo un mejor lugar para comenzar”.

Nicolás Boye, Periodismo (Viña del Mar) | Colegio The Mackay School , 648,3 puntos.

“Dentro de la región, considero que la UAI es la mejor opción para estudiar Periodismo. Creo que me dará todas las herramientas necesarias para ser un buen profesional, además de aprovechar todos los recursos y oportunidades que nos brinda”.

Agustín García, Periodismo (Peñalolén) | Colegio Scole Creare, 663,6 puntos.

“Elegí Periodismo en la UAI principalmente por dos razones: la primera, la empleabilidad y la segunda, el enfoque en Artes Liberales que tiene la Universidad”

Anael Mazuela, Derecho (Peñalolén) | Colegio Academia Tarapacá Orella, 724,3 puntos. 

“Elegí la Universidad Adolfo Ibañez por la beca que me ofrecieron por ser puntaje regional, y la de mantención por ser de región y ponderar sobre 720. Es gracias a esta beca que podré mantenerme en Santiago sin tantas complicaciones por motivos económicos. Además, elegí la UAI por la infraestructura de la Universidad y su último año de especialización. Por último, me llamó la atención las Artes Liberales en la malla curricular”.

María Josefina Parra, Derecho (Viña del Mar) | Colegio Albamar, 703,6 puntos. 

“Innovación es lo primero que se me viene a la cabeza al pensar en la Adolfo Ibañez. Su método de enseñanza está adaptado a los tiempos en los que vivimos ahora y a los que viviremos después; y esa, yo creo, fue la principal razón por la que yo elegí estudiar mi carrera aquí. No quería un método de enseñanza añejo ni sobrecargado; yo quería un método con el que realmente me enfrentara a lo que sería después mi vida laboral. Otro punto a favor que me impulsó a elegir la Adolfo Ibañez fue el ambiente de protección que se le da al alumno, al cual no se le trata como un número más, sino como una persona. La disponibilidad de la Universidad a ayudar al alumno es innegable y eso se nota desde el primer momento, la forma de acogerte y darte la bienvenida hace que este proceso de cambio que estoy viviendo sea mucho más fácil”.

Giuliana Ojeda, Derecho (Peñalolén) | Colegio Calasanz, 709,2 puntos. 

“Decidí estudiar Derecho en la UAI porque era mi mejor alternativa. Gracias a mi puntaje tenía la opción de entrar a muchas universidades, pero siento que la UAI se destaca frente al resto. No solo por su prestigio o beca que me otorga por mi puntaje: sé que es una universidad que me permitirá desarrollar mi capacidad crítica. Es la única universidad que le da un enfoque global a la carrera (sin darle más importancia a un área que a otra o imponiendo una cierta perspectiva a sus estudiantes), y que además tiene ramos de formación general (CORE y Artes Liberales). Encuentro de suma importancia que, al estudiar cualquier carrera, y sobre todo en una carrera como lo es Derecho, el o la estudiante tenga posibilidades de desarrollarse en otras áreas y conocer otros puntos de vista, que permitan tener una perspectiva más completa”.

Ana Córdova, Derecho (Viña del Mar) | Instituto Rafael Ariztía, 729,1 puntos. 

“En primer lugar, la forma en la cual se enseña Derecho en la UAI, una nueva forma de enseñar, más moderna y renovada respecto a las necesidades y obligaciones de un abogado en la actualidad. En segundo, la llamativa malla que ejemplifica lo expuesto anteriormente. El nuevo formato de clases híbridas presenta un nuevo horizonte a la hora de hacer clases, muy necesario en tiempos de pandemia. Por último, la “carrera” de la UAI como Universidad manifiesta todas las cualidades de una gran casa de estudios. Promueve el liderazgo, la resolución de problemas y la colaboración, sembrando así lo fundamental para ser un buen profesional, pero por sobre todo, una mejor persona.

Con todos estos precedentes y aún indecisa, elegí estudiar Derecho en la UAI, posteriormente tuve la oportunidad de visitar el Campus Viña del Mar y este terminó por reafirmar mi decisión, creo que algo esencial a la hora de estudiar es el ambiente, si estas en un lugar óptimo ¡dan ganas de aprender! Ese sentimiento de bienestar fue fundamental a la hora de elegir dónde voy a estudiar. La Universidad Adolfo Ibáñez es sin dudas una gran Universidad, merecedora de su prestigio, pero es aún más que eso; es una oportunidad. Una oportunidad para aprender, crecer y vivir una gran experiencia universitaria, tus sueños no se hacen solos. Si quieres seguir tus sueños ¡elige UAI!”

Constanza Pinto, Derecho (Peñalolén) | Colegio The English Institute, 703 puntos.

“Cuando me puse a investigar sobre universidades para estudiar la carrera de Derecho, la UAI me llamó bastante la atención por varias razones. Primero, al ver la malla me gustó mucho la distribución de los ramos y las especialidades que se hacen en 5to año. Además, al investigar más y contactarme con alumnos, me di cuenta que la manera en la que se enseña derecho es bastante moderna y completa, lo cual llamó mucho mi atención. Derecho es una carrera bastante amplia y la formación que entrega la Universidad Adolfo Ibáñez siento que me permitirá desarrollarme en lo que yo quiero hacer a futuro.

Por otra parte, el Core Currículum de las Artes Liberales también atrajo mucho mi atención debido a que es un programa que muchas universidades internacionales muy reconocidas hacen, y que en Chile es únicamente impartido por la UAI. Cuando indagué más sobre el tema me di cuenta que los ramos que se imparten de este programa ayudan a los alumnos a tener una formación muy amplia tanto personal como profesional, y que eso me ayudará mucho tanto en un futuro como en mi vida universitaria.

Para finalizar, en mi elección universitaria me importaba mucho el ámbito internacional, y al darme cuenta que la UAI pertenece al 6% de las mejores universidades de Latinoamérica y que las oportunidades de programas en el extranjero son variadas, finalmente me decidí por postular a Derecho en esta universidad”.

Benjamín Toro, Derecho (Viña del Mar) | Colegio San Ignacio, 731,1 puntos. 

“Artes Liberales es el sello de la universidad, uno que estoy ansioso de adentrarme. Es algo que se ha trabajado con mucho detalle, algo que ayuda a formular las preguntas que todo alumno habría de hacerse. También está el hecho que, para formularse esas preguntas, necesitamos de la interacción humana, algo que como humanista que soy, valoro. Pero que más allá de la situación del momento, la universidad nos lo brinda al poder conversar con otras personas con diferentes ideas, haciendo del pensar y la tertulia un acto fructífero. Nadie reprime a nadie, todos tenemos derecho de conversar, queremos expresar las ideas, es algo que con solo estar ahí presente te acoge para mentalizarte en lo que necesitas, te hacen pensar sin sesgo, es pensar con libertad”.

Javiera Sáez, Derecho (Peñalolén) | Colegio Mayor de Peñalolén, 704,2 puntos.

“El mayor motivo por el cual seleccioné la universidad como primera opción fue por su infraestructura, prestigio y los postgrados que ofrece. La Universidad cuenta con un extenso campus, cafeterías y en lo particular, lo que más me llamó la atención fue su variada y privilegiada biblioteca, que cuenta con libros en mi opinión, considerados reliquias, que requieren de mucho cuidado para manipular. Además, siempre he sido una persona lectora y que la universidad no sólo ofrezca ejemplares académicos, sino que también recreativos, me resultó fascinante.

Durante mis años de enseñanza media, asistí a varias charlas que impartía la Universidad y es algo que recomiendo mucho, ya que me di cuenta del buen ambiente y las comodidades que brinda, además de profesores que sin conocerlos, te hacen sentir bien y acogido/a. Recuerdo que desde ese momento lo único que pensé fue: quiero terminar la enseñanza media lo más rápido posible para poder vivir mi etapa universitaria en la Universidad Adolfo Ibáñez y estudiar lo que me gusta”.

Rafaela De Bonadona, Psicología (Viña del Mar) | Colegio Seminario San Rafael, 683,7 puntos.

“Yo elegí la UAI en primer lugar por el sentimiento de unión y comunidad que se forma en la institución. A diferencia de otras universidades, en el campus de la UAI todas las carreras se encuentran en un mismo espacio, creando un espacio diverso entre estudiantes con distintas miradas y habilidades. La experiencia universitaria debería ser un espacio amigable no solo entre estudiantes, sino también entre alumnos y profesores. Al escuchar las experiencias de estudiantes de la UAI, me pareció un espacio grato para estudiar.

En segundo lugar, el enfoque de la carrera de Psicología y la malla de ésta tiene el enfoque que estaba buscando. No sólo las clases que están totalmente relacionadas con la carrera, el área de Artes Liberales es una innovación que no había visto en ninguna de mis otras opciones. El ámbito académico de la Universidad fue un gran factor en mi elección”.

Nicole Martinic, Psicología (Peñalolén) | Colegio The Southern Cross School, 732,9 puntos. 

“Elegí la UAI por su nivel académico, su prestigio y, sobre todo, por su mirada progresista. Me gusta sentir que es una institución que va hacia adelante y se ajusta a los tiempos en los que vivimos. Destaco la formación en Artes Liberales, me parece que son aspectos fundamentales que todo profesional debe manejar y que, sin duda, aportan a un mejor desarrollo tanto a nivel personal como colectivo. También considero que la importancia que se le da al deporte y al inglés es clave, y todo lo anterior suma a la formación de personas integrales.

Me gusta mucho que haya un área de investigación sólida en la Universidad, creo que es un campo que brinda muchas oportunidades y posibilidades, y que sin duda hay que fortalecer en nuestro país. También, el hecho de salir de la carrera con Magíster es, indudablemente, un beneficio. Y por supuesto, el campus, la infraestructura y todas las instalaciones son de primer nivel, lo que facilita y anima a tener una gran experiencia educativa”.

Javiera Ponce, Psicología (Viña del Mar) | Colegio Don Orione, 695 puntos.

“Yo elegí la Universidad Adolfo Ibáñez debido a que, después de mucho tiempo investigando las universidades de la V región que impartían la carrera de Psicología, siento que la UAI cumple con mis objetivos como profesional, teniendo una formación liberal, lo que me permitirá tener una mente abierta. Además, gracias a su programa 4+1, la empleabilidad es mayor y con un mejor salario, y su campus tiene todas las instalaciones que se necesitan para tener una formación de calidad”.

Nawel Césped, Psicología (Peñalolén) | Alumno de exámenes libres, 714,9 puntos. 

«Elegí la UAI por prestigio, valoración del esfuerzo e inteligencia a través de becas y la integración de actividades extraprogramáticas»

Nicole Chappuzeau, Psicología (Viña del Mar) | Colegio Capellán Pascal, 676,1 puntos.

“La decisión de entrar a la Universidad Adolfo Ibáñez fue motivada por tres principales razones: el modelo educativo de carácter humanista, que complementa de buena manera la formación profesional propia de cada carrera (que en mi caso creo que potenciará aún más la formación correspondiente a la carrera como tal), la posibilidad de poder disfrutar de una buena vida universitaria, donde independiente de los sucesos que han pasado últimamente, la Universidad ha seguido con las clases regularmente y finalmente, la posibilidad de especializarme a través de mi magister al final de la carrera”.

John Paul Kiklikian, Psicología (Peñalolén) | Unidad Educativa Colegio Simón Bolívar II (Caracas, Venezuela), 721,5 puntos.

“De todas las universidades que investigué para finalizar mis estudios superiores, sentí que la Universidad Adolfo Ibáñez fue la que más se acercaba a la imagen que tengo de los chilenos (que son cálidos y amables). Ninguna otra universidad tuvo tan buena disposición para ayudarme con mi situación específica como extranjero. Sus estudiantes muestran una gran pasión y agradecimiento por su alma mater, invitándote con emoción a unirte a ellos. Su malla curricular demuestra un cierto orgullo en la manera en que busca la excelencia al formar a sus egresados, no sólo en el camino profesional específico que eligen, sino como personas íntegras.

Yo elegí la UAI porque quiero sentir esa misma pasión de sus estudiantes y ese mismo orgullo por mi formación profesional. Quiero estudiar con chilenos con esa misma emoción y orgullo. Quiero unirme a una comunidad que confío mantendrá mi visión personal de los chilenos: cálidos y acogedores. Ya el tiempo dirá si mi confianza es infundada, pero no puedo evitar sentirme optimista”.

María Valentina Guerra, Psicología (Viña del Mar) | Colegio Británico Saint Margaret’s, 707,3 puntos.

“Elegí la Universidad Adolfo Ibáñez por muchas razones: principalmente por su gran prestigio, acreditación y el hecho de poder salir con un título y un magíster. Además, vengo de una familia de alumnos y exalumnos de la UAI por lo que no dude en querer cursar la carrera de Psicología aquí”.

Noticias más leídas

Redes Sociales

Instagram